Ayuda a tu hijo en época de resfriados y gripes

¿Por qué mi hijo tiene un resfriado?

Un resfriado es una infección vírica leve pero contagiosa, muy común durante los meses de invierno. Generalmente, los adultos se suelen resfríar varias veces al año y, debido a que los bebés tienen menos resistencia a las infecciones, pueden tener la mala suerte de resfriarse más veces que un adulto en el mismo periodo de tiempo.

 
¿Cómo sé si mi hijo tiene un resfriado?

Una de las primeras señales y más comunes en un resfriado es la sensación general de malestar. Si tu hijo tiene un resfriado, es posible que parezca irritado y que no esté tan enérgico como habitualmente. A medida que el resfriado progresa, tu hijo puede experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  • Mocos o congestión nasal
  • Estornudos
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Cansancio
  • Dolores de cabeza y molestias corporales
  • A veces, un resfriado también puede provocar fiebre

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a a combatir el dolor y la fiebre asociados al resfriado o la gripe?

Todos nos sentimos mal cuando tenemos un resfriado y tu hijo no es diferente. Aunque no haya una cura para el virus del resfriado común, hay otros modos de ayudar a que la recuperación sea más rápida:

  • Ofrécele a tu hijo muchos líquidos
  • Asegúrate de que descansa
  • Se puede utilizar un medicamento específico para niños, para aliviar el dolor y los síntomas de la fiebre, consultando siempre antes al médico en menores de 2 años

 

Existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor leve o moderado y la fiebre. Consulta nuestra gama de productos para más información.