Causas del dolor de cabeza más frecuentes

En primer lugar, es importante saber que cuando hablamos de dolor de cabeza o cefalea, se distingue entre dos tipos: las cefaleas primarias y las secundarias (2).

Las cefaleas primarias son las más frecuentes (3) y no se producen como síntoma de otra enfermedad, sino que pueden surgir a partir de factores relacionados con nuestro estilo de vida, como cambios en los patrones de sueño o estrés. Por su parte, las cefaleas secundarias son síntoma de una enfermedad que afecta a los nervios sensibles al dolor localizados en la cabeza.

Debido a que las cefaleas primarias son las más frecuentes, es importante conocer las principales causas que detonan este tipo de molestia para poder prevenirla (4):

  • Dolor de cabeza tensional: según la Sociedad Española de Neurología, hasta el 46 % de la población presenta algún tipo de cefalea primaria activa, de las cuales al menos el 60 % corresponde a una cefalea tensional (1). Los desencadenantes pueden ser estrés físico o emocional, depresión, ansiedad, traumatismo craneal, mantener la cabeza en la misma posición mucho tiempo, dormir en mala postura o en una habitación fría, consumir alcohol y cafeína, tener gripe, resfriado, infecciones sinusales, problemas dentales y oculares, el tabaquismo, la fatiga o un esfuerzo excesivo (5).
  • Migraña: de acuerdo con la Sociedad Española de Neurología, el 14 % de las cefaleas primarias son migrañas, siendo el segundo tipo de cefalea más frecuente (1). Se trata de un dolor pulsátil intenso que, generalmente, solo afecta a un lado de la cabeza. Además, acostumbra a acompañarse de otros síntomas, como náuseas, vómitos o fotofobia, y aura, que incluye alteraciones visuales, hormigueos, dificultad para hablar, etc. Puede prolongarse horas o durar varios días. Entre los desencadenantes habituales se encuentran los cambios hormonales en las mujeres, las bebidas con alcohol o cafeína, el estrés, distintos estímulos a nivel sensitivo, cambios en el sueño, actividades físicas, el clima, medicamentos y algunos alimentos y aditivos alimentarios (6).
  • Cefalea en brotes: es un dolor agudo muy doloroso que puede repetirse varias veces al día durante meses para luego desaparecer por un periodo de tiempo similar, pudiendo volver a repetirse.

Los dolores de cabeza secundarios pueden presentarse por gripes, resfriados, consumo excesivo de analgésicos, síndrome premenstrual, problemas dentales o hipertensión, entre otros (2).

Además, hay algunas condiciones que también pueden provocar dolores de cabeza, como la deshidratación, la falta de descanso o el calor excesivo. En cualquier caso, si el dolor se presenta con frecuencia, es muy intenso o desconoces cuál puede ser la posible causa, es recomendable que consultes a tu médico.

Qué tomar para el dolor de cabeza

Si esta condición te genera molestia, puedes recurrir a un medicamento para el dolor de cabeza. En las farmacias podrás encontrar diferentes analgésicos de venta sin receta, como Nurofen Rapid 400 mg cápsulas blandas, el primer ibuprofeno en cápsulas líquidas, que actúa aliviando el dolor leve a moderado, como el dolor de cabeza, dental, menstrual o muscular, así como la fiebre. Gracias a sus cápsulas líquidas, se absorbe 3 veces más rápido que la misma dosis de ibuprofeno en comprimidos, actuando contra el dolor de forma rápida para que puedas olvidarte de las molestias cuanto antes.

Como quitar el dolor de cabeza rapido

Lea el prospecto de estos medicamentos y consulta con el farmacéutico. Nurofen rapid 400 mg cápsulas blandas y Nurofen 400 mg comprimidos recubiertos están indicados para el dolor ocasional leve o moderado en adultos y niños a partir de 12 años. Son medicamentos de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

Este artículo es únicamente informativo y no está destinado a ser un sustituto del asesoramiento médico. La información presentada en estas páginas web no debe tomarse como un diagnóstico o una prescripción. En todos los asuntos relacionados con la salud, consulta siempre con tu médico o farmacéutico.

Consejos para prevenir el dolor de cabeza 

La principal medida que podemos adoptar con este objetivo es buscar qué factores son los detonantes en nuestro caso para evitarlos o controlarlos. Estas son algunas de las recomendaciones para evitar el dolor de cabeza (5):

  • Duerme adecuadamente.
  • No te saltes ninguna comida.
  • Mantén una hidratación adecuada, especialmente al realizar actividades físicas o durante los meses de más calor.
  • Combate el estrés mediante técnicas de relajación o meditación.
  • Utiliza una almohada cómoda.
  • Adopta buenas posturas en tu día a día.

 

Fuentes

 

RB-M-104931