Cómo aliviar el dolor de cabeza en niños

Los dolores de cabeza en niños no son un motivo de preocupación si se presentan de forma ocasional, ya que suelen deberse a múltiples razones, como el exceso de ejercicio, la tensión, el estrés, el cansancio o la constante exposición al sol. No obstante, como padres podéis seguir una serie de consejos para evitar su aparición o calmar las molestias, es por ello que te explicamos cómo aliviar el dolor de cabeza en niños y en qué casos es importante consultar al pediatra.

Tipos de dolores de cabeza en niños

Distinguir entre los dos tipos de dolor de cabeza más frecuentes en niños, resulta importante para determinar si esa molestia tiene un origen ocasional o si se trata de un cuadro crónico que requiere que llevemos al pequeño al médico. Existen básicamente dos tipos de dolores de cabeza primarios en niños:

  • Cefalea tensional: es el tipo más habitual en niños, el 90% de los dolores de cabeza en pequeños son de tipo tensional[1]. Se trata de un dolor de leve a moderado que normalmente se presenta como una presión constante en los lados de la cabeza, en la frente o en la parte trasera de la cabeza. Suele manifestarse, entre otras causas, debido a la fatiga, episodios de estrés, falta de sueño o problemas visuales, y no afecta la rutina diaria del niño. Este tipo de dolor no empeora con el ejercicio, el ruido o la luz y tampoco se acompaña de otros síntomas como náuseas o vómitos.
  • Migraña: menos frecuentes que el dolor de cabeza tensional, las migrañas suelen presentarse en niños cuyos padres también padecen esta condición. Se trata de un dolor pulsátil e intenso en uno o ambos lados de la cabeza que puede empeorar con el ruido o la luz. Puede venir acompañado de otros síntomas como náuseas, vómitos o la percepción de destellos de luces y suele afectar la rutina normal del niño, impidiéndole realizar sus actividades cotidianas.

Si en la familia existen antecedentes de migraña o el niño manifiesta otros síntomas que acompañan al dolor, como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz y el ruido, es importante consultar con el médico para un diagnóstico apropiado.

Además será importante descartar cualquier causa secundaria que pueda ocasionar el dolor de cabeza, por ejemplo el dolor que se produce por un golpe en la cabeza o un golpe en la frente, así como las molestias en la cabeza que presentan los niños cuando tienen un resfriado o una gripe y que habitualmente están producidos por la congestión o el propio virus. En estos casos, deberemos aplicar el tratamiento oportuno para reducir las molestias.

Consejos para aliviar el dolor de cabeza en niños 

Cuando el dolor de cabeza es una molestia puntual y poco frecuente, es conveniente tomar medidas para evitar que el malestar del pequeño aumente. Para aliviar el dolor de cabeza en niños puedes seguir una serie de consejos para que se recupere pronto:

  • Poner frío en la zona: una compresa fría puede calmar el dolor de cabeza infantil. Para hacerlo, basta con envolver cubitos de hielo en una tela y esperar a que el hielo se derrita un poco para ponerlo en la frente y cuello del pequeño. Cuanto más relajado se encuentre el niño, mejor, ya que los nervios empeorarían los síntomas. De este modo, es aconsejable que permanezca tumbado en la cama, en una habitación fresca y no demasiado iluminada.
  • Masajes craneales: los dolores de cabeza suelen aminorar al masajear la zona afectada. La manera de hacerlo es muy sencilla, basta con hacer pequeños masajes con los dedos siguiendo un círculo sin presionar demasiado. Las principales zonas en las que hay que incidir son: el entrecejo, las cejas, la base del cráneo, detrás de las orejas y en las sienes, ya que son las zonas de principal tensión muscular.
  • Dormir o reposar: el reposo, en la mayoría de casos, suele ser muy eficaz para aliviar el dolor de cabeza en niños, por lo que, si es muy tarde o temprano para que se eche una siesta, puede reposar un rato en un lugar silencioso y oscuro.
  • Mantenerlo hidratado: también puede darse el caso de que los dolores de cabeza en el niño se produzcan por deshidratación. Por lo tanto, controla las veces que tu hijo bebe agua, así como la cantidad de líquido ingerido. También puedes darle zumos de frutas naturales para proporcionarle la hidratación necesaria.
  • Ejercicios de respiración: en el caso de que el dolor de cabeza en el niño se produzca por estrés, esta es una manera simple de librarse del malestar. Inhalar profundamente, retener el aire por unos segundos y luego soltarlo, repitiendo varias veces, es una herramienta simple para liberar tensión y desestresar al pequeño. Además, si tu hijo tiene la tendencia a acumular mucho estrés, la práctica de actividad deportiva frecuente será de gran utilidad para mejorar su estilo de vida.
  • Distraer al niño: cuando el dolor es leve y no dificulta la actividad del niño, será suficiente con distraerle para que pueda reposar durante unos minutos. Eso sí, no es aconsejable hacerlo con la televisión, el móvil u otro dispositivo que pueda emitir luz y sonido, ya que podría empeorar su cefalea. Por lo tanto, es mejor distraerle con juguetes o hablándole.

Medicamentos para aliviar el dolor de cabeza en niños

Existen medicamentos analgésicos para aliviar el dolor de cabeza leve a moderado, como es el caso del ibuprofeno pediátricoNurofen Pediátrico 40mg/ml suspensión oral es un medicamento compuesto por ibuprofeno indicado para el tratamiento sintomático de fiebre, dolor ocasional leve o moderado en niños a partir de 3 meses de edad. Para menores de 2 años, consultar al médico.

Si el pequeño tiene 7 años o más, entonces puedes optar por Nurofen Junior 100mg cápsulas blandas masticables, indicado para el tratamiento sintomático ocasional del dolor leve a moderado, como dolor de cabeza, a partir de 20 kilos (7 años) y hasta 40 kilos (12 años). No administrar en caso de úlcera gastroduodenal. Leer las instrucciones de estos medicamentos y consultar al farmacéutico. De Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

Dosis de ibuprofeno en niños

Si el dolor es leve o moderado y se presenta de forma ocasional, como ya hemos comentado puedes administrar al niño un analgésico a base de ibuprofeno para aliviarlo. En este caso, es importante conocer la cantidad adecuada a administrar según su edad y peso. En el siguiente cuadro podrás consultar la dosis de Nurofen Pediátrico 20 mg y 40mg suspensión oral, así como de Nurofen Junior 100 mg cápsulas blandas masticables.

* Para menores de 2 años consultar siempre al pediatra.

Si el pequeño sufre dolores de cabeza de forma habitual, es aconsejable que los padres realicen un seguimiento de sus cefaleas mediante un diario de sus dolores de cabeza, en el cual se anote una pequeña descripción de cada episodio y su posible relación (por ejemplo, ver mucho la televisión, comer poco o ingerir ciertos alimentos, como el chocolate o el queso). Una vez se tenga esto, es aconsejable acudir al pediatra para que pueda realizar un diagnóstico adecuado.

¿Cuándo ir al pediatra por un dolor de cabeza?

Los dolores de cabeza no tienen que implicar necesariamente un problema de salud. Sin embargo, no deben pasarse por alto y deberemos consultar al médico en los siguientes casos:

  • Cuando el dolor de cabeza se presenta con mucha frecuencia o es muy intenso.
  • Si el niño manifiesta dificultad para leer o problemas de visión, como visión doble.
  • Cuando el dolor viene acompañado de otras señales como sensibilidad a la luz o el ruido y náuseas.
  • Si el dolor es siempre en el mismo punto.
  • Cuando el dolor incrementa al toser o al hacer actividad física.
  • Si el dolor impide al pequeño hacer sus actividades diarias: ir al colegio, descansar adecuadamente, hacer deporte o sus deberes, por ejemplo.

De aparecer alguno de estos síntomas, deberás visitar al pediatra  para que pueda examinar al niño y ofrecer un diagnóstico y tratamiento específico para su caso.

 

[1] Cefalea en edad pediátrica. Clínica y Tratamiento. Adela-Emilia Gómez Ayala. Elservier.es