Cómo aliviar el dolor de cabeza en niños

Los dolores de cabeza ocasionales en niños no son un motivo de preocupación, ya que suelen deberse a múltiples razones, como el exceso de ejercicio, la tensión, el estrés, el cansancio o la constante exposición al sol. Sin embargo, si son frecuentes será necesario acudir al pediatra para descartar alguna condición subyacente. No obstante, como padres podéis seguir una serie de consejos para evitar su aparición o calmar las molestias. Es por ello que te explicamos cómo aliviar el dolor de cabeza en niños.

Consejos para aliviar el dolor de cabeza en niños 

Son muchas las razones por las que tu pequeño puede presentar este tipo de molestias y en nuestro artículo dolor de cabeza en niños: causas, tipos y soluciones, abordamos con profundidad los tipos de dolores más frecuentes, sus causas habituales y algunas recomendaciones. Sin embargo, si se trata de una molestia puntual y poco frecuente, es conveniente tomar medidas para evitar que el malestar del pequeño aumente.

Para aliviar el dolor de cabeza en niños puedes seguir una serie de consejos para que se recupere pronto:

  • Poner frío en la zona: una compresa fría puede calmar el dolor de cabeza infantil. Para hacerlo, basta con envolver cubitos de hielo en una tela y esperar a que el hielo se derrita un poco para ponerlo en la frente y cuello del pequeño. Cuanto más relajado se encuentre el niño, mejor, ya que los nervios empeorarían los síntomas. De este modo, es aconsejable que permanezca tumbado en la cama, en una habitación fresca y no demasiado iluminada.
  • Masajes craneales: los dolores de cabeza suelen aminorar al masajear la zona afectada. La manera de hacerlo es muy sencilla, basta con hacer pequeños masajes con los dedos siguiendo un círculo sin presionar demasiado. Las principales zonas en las que hay que incidir son: el entrecejo, las cejas, la base del cráneo, detrás de las orejas y en las sienes, ya que son las zonas de principal tensión muscular.
  • Dormir o reposar: el reposo, en la mayoría de casos, suele ser muy eficaz para aliviar el dolor de cabeza en niños, por lo que, si es muy tarde o temprano para que se eche una siesta, puede reposar un rato en un lugar silencioso y oscuro.
  • Mantenerlo hidratado: también puede darse el caso de que los dolores de cabeza en el niño se produzcan por deshidratación. Por lo tanto, controla las veces que tu hijo bebe agua, así como la cantidad de líquido ingerido. También puedes darle zumos de frutas naturales para proporcionarle la hidratación necesaria.
  • Ejercicios de respiración: en el caso de que el dolor de cabeza en el niño se produzca por estrés, esta es una manera simple de librarse del malestar. Inhalar profundamente, retener el aire por unos segundos y luego soltarlo, repitiendo varias veces, es una herramienta simple para liberar tensión y desestresar al pequeño. Además, si tu hijo tiene la tendencia a acumular mucho estrés, la práctica de actividad deportiva frecuente será de gran utilidad para mejorar su estilo de vida.
  • Distraer al niño: cuando el dolor es leve y no dificulta la actividad del niño, será suficiente con distraerle para que pueda reposar durante unos minutos. Eso sí, no es aconsejable hacerlo con la televisión, el móvil u otro dispositivo que pueda emitir luz y sonido, ya que podría empeorar su cefalea. Por lo tanto, es mejor distraerle con juguetes o hablándole.

Existen medicamentos analgésicos para aliviar el dolor de cabeza leve a moderado, como es el caso del ibuprofeno pediátrico. Nurofen Pediátrico 40mg/ml suspensión oral es un medicamento compuesto por ibuprofeno indicado para el tratamiento sintomático de fiebre, dolor ocasional leve o moderado en niños a partir de 3 meses de edad. Para menores de 2 años, consultar al médico.

Si el pequeño tiene 7 años o más, entonces puedes optar por Nurofen Junior 100mg cápsulas blandas masticables, indicado para el tratamiento sintomático ocasional del dolor leve a moderado, como dolor de cabeza, a partir de 20 kilos (7 años) y hasta 40 kilos (12 años).

No administrar en caso de úlcera gastroduodenal. Leer las instrucciones de estos medicamentos y consultar al farmacéutico. De Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

Si el pequeño sufre dolores de cabeza de forma habitual, es aconsejable que los padres realicen un seguimiento de sus cefaleas mediante un diario de sus dolores de cabeza, en el cual se anote una pequeña descripción de cada episodio y su posible relación (por ejemplo, ver mucho la televisión, comer poco o ingerir ciertos alimentos, como el chocolate o el queso). Una vez se tenga esto, es aconsejable acudir al pediatra para que pueda realizar un diagnóstico adecuado.

¿Cuándo ir al pediatra por un dolor de cabeza?

Los dolores de cabeza no tienen que implicar necesariamente un problema de salud. Sin embargo, tampoco deben pasarse por alto si son muy frecuentes, más aún cuando al dolor de cabeza se le unen otros síntomas, como los siguientes:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolores de cabeza más intensos
  • Fiebre
  • Si el dolor es siempre en el mismo punto
  • Cambios en los dolores de cabeza
  • Tos
  • Estornudos

De aparecer alguno de estos síntomas, es aconsejable visitar al pediatra para que pueda examinar al niño y ofrecer un diagnóstico y tratamiento específico para su caso.