Síntomas de la fiebre

Saber si tienes o no fiebre es algo sencillo. Tan solo tienes que tomarte la temperatura poniéndote un termómetro. En una persona adulta una temperatura adecuada puede encontrarse entre 36,4 y 37,2 ºC. Superados estos valores, a partir de 38 ºC se habla de fiebre. (1) Ten en cuenta que hay diferencias según dónde se ponga el termómetro. Pero si no tienes uno a mano o te surgen dudas, hay algunos síntomas que pueden asociarse a la fiebre que vas a poder identificar. Este es el listado:(2)

  • Sensación de debilidad general o incluso mareos.
  • Falta de apetito.
  • Dolor en la cabeza.
  • Dolores en los músculos.
  • Sudoración.
  • Escalofríos.
  • Náuseas.
  • Vómitos.

¿Cómo se puede bajar la fiebre en adultos?

Como hemos comentado al inicio, siempre que la fiebre no sea muy elevada conviene no bajarla forzosamente, ya que su papel es importante para combatir su causa. Así, más que bajar la fiebre, el objetivo puede ser controlar los principales síntomas que esta produce, para intentar minimizar las molestias. Para conseguir que tu temperatura pueda bajar un poco y poder aliviar las molestias que sientes te dejamos algunas recomendaciones. (2) (3) (4)

Quítate capas de ropa

Es habitual que ante la aparición de fiebre tu primer impulso sea el de abrigarte. No obstante, es importante no excederse a la hora de ponerse ropa. Por lo tanto, intenta evitar las mantas y mantente con una cantidad de ropa normal, excepto si empiezas a tener muchos escalofríos, entonces puedes abrigarte algo más pero no mucho. (2)

Paños de agua fresca

Otra de las soluciones que puede contribuir a disminuir la temperatura corporal es la aplicación de paños humedecidos en agua fresca, que no helada. Coloca estos paños en zonas como la frente, las ingles o las axilas. Cuando la temperatura es muy elevada o no se consigue que descienda solo con los paños, existe la opción de meterse en la bañera con agua tibia. Tiene que ser tibia porque una inmersión repentina en agua demasiado fría produciría un gran contraste de temperaturas y de una manera brusca, lo que sería contraproducente. (3)

Descanso

Ciertamente, el descanso puede ser una buena medida contra la fiebre. Por lo tanto, si el termómetro marca fiebre, lo recomendable es quedarse en la cama. Además, de esta forma se evita contagiar a otras personas si estamos pasando por un proceso infeccioso. (2)

Hidratación

La hidratación corporal puede ayudar a bajar la fiebre, debido a que puede ayudar a recuperar los líquidos perdidos debido al aumento de la sudoración que se da para regular la temperatura corporal. Bebe agua, que puede ayudar a minimizar los efectos secundarios como pueden ser el mareo, dolor de cabeza o cansancio. (4)

También existen medicamentos analgésicos de venta libre que pueden ayudar a aliviar el dolor, como Nurofen 400 mg comprimidos recubiertos que contiene ibuprofeno, indicado en adultos y adolescentes mayores de 12 años para el alivio sintomático del dolor ocasional leve o moderado en estados febriles.

No dudes en llamar al médico

Independientemente de la temperatura que se registre en el termómetro, si tienes alguna duda, la fiebre es muy elevada o pasan los días y no remite, la recomendación es que consultes con tu médico. Si la fiebre persiste durante más de 3 días debes consultar a un médico.

Referencias