Cómo ayudar a prevenir los resfriados en niños

El resfriado común es una enfermedad vírica que suele ser bastante habitual en los más pequeños, por eso son muchos los padres que se preguntan cómo ayudar a prevenir los resfriados en niños. Aunque este tipo de infecciones son más frecuentes durante épocas de frío, un resfriado puede aparecer en cualquier estación del año por factores que aumentan el riesgo de padecerlo, como la edad, un sistema inmunológico aún no desarrollado o débil o estar en constante contacto con otros niños.

¿Quieres ayudar a reducir las posibilidades de que tu pequeño sufra un resfriado? En el siguiente artículo te explicaremos cómo ayudar a prevenirlos con una serie de métodos sencillos.

¿Cómo se contagian los refriados?

Como hemos mencionado anteriormente, un resfriado común es una infección viral que afecta a las vías respiratorias altas, es decir, la nariz y la garganta. Aunque esta afección puede producirla hasta más de 100 tipos de virus diferentes, el más habitual es el rinovirus.

La manera de contagio más frecuente de esta afección es cuando el niño enfermo tose o estornuda, soltando algunas gotas de saliva en el aire y propagando así el virus.

Factores de riesgo

Uno de los factores que más aumentan el riesgo de que un niño se resfríe es el contacto y la exposición constante con otros niños. Por tanto, otra manera bastante común de contagiar un resfriado, especialmente en infantes que acuden a la escuela o la guardería, es por contacto directo con alguien que estado resfriado o compartiendo objetos personales como juguetes, utensilios o toallas.

Además de estas formas de contagio, existen algunos factores que aumentan el riesgo de que un niño sufra esta infección viral:

  • Mala ventilación en las escuelas o guarderías
  • Estar frecuentemente cerca de alguien que fuma
  • Cambios bruscos de temperatura
  • El frío o los meses de invierno

Otro factor de riesgo importante es la higiene en quienes cuidan al pequeño. Es básico que, para ayudar a prevenir resfriados en niños, las personas a cargo del niño laven sus manos con frecuencia, especialmente después de toser o estornudar, e intenten mantener la higiene general de los utensilios personales del peque para evitar la propagación de virus.

Consejos para ayudar a prevenir resfriados en niños

Aunque este tipo de infecciones no suelen poner en riesgo la salud del pequeño, es normal que los padres quieran evitar los resfriados en niños, ya que los síntomas suelen ser bastante incómodos y pueden durar varios días. Por ello, a continuación, te daremos unos cuantos consejos para ayudar a prevenir resfriados en niños:

  • Ventila su habitación: así como otras zonas donde suela estar en casa para evitar la acumulación de microbios.
  • Mejora su alimentación: aumenta los alimentos en su dieta que contengan vitamina C como las naranjas, los kiwis y otras frutas. De esta forma, ayudarás a fortalecer su sistema inmunológico.
  • Escoge la ropa adecuada: tanto para estar en casa como para acudir a la escuela para evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Buena higiene de sus juguetes: lava frecuentemente sus objetos personales como juguetes, toallas y otros utensilios.
  • La higiene del niño: aumenta su higiene personal y recuérdale la necesidad de lavarse las manos antes de comer. También es importante que tanto los padres como el resto de personas encargadas del niño mantengan una higiene adecuada.
  • Buenos hábitos: enseña al niño algunos hábitos como taparse la boca al estornudar para evitar los contagios.

Como aliviar los síntomas si ya está resfriado

Aunque es posible ayudar a prevenir un resfriado en niños, a veces puede ocurrir que a pesar de tus intentos el pequeño caiga enfermo. Si es así, a continuación, te daremos algunas recomendaciones básicas para que la afección no sea tan incómoda para el infante:

  • Mantén hidratado al niño: es importante que el pequeño esté bien hidratado, ya que algunos síntomas como la fiebre y la mucosidad pueden provocar deshidratación.
  • Hazle lavados nasales: unas cuantas gotas de algunos productos como el suero fisiológico o agua marina puede ser una opción excelente para reducir la congestión nasal.
  • Usa un humidificador en su habitación: mantener la humedad adecuada tanto en su cuarto como en el resto del hogar es importante para evitar que las mucosas del niño se resequen.
  • Báñalo con agua tibia: en el caso de que el niño tenga fiebre y escalofríos, son aconsejables los baños de agua tibia, tanto para bajar su temperatura como para aliviar otros síntomas como, por ejemplo, los dolores musculares.

Además de los anteriores consejos, también existen algunos medicamentos indicados para ayudar aliviar la fiebre durante los resfriados, por ejemplo Nurofen Pediátrico 20 mg/ml suspensión oral sabor naranja o fresa y Nurofen Pediátrico 40 mg/ml suspensión oral sabor fresa, medicamentos a base de ibuprofeno indicados para el tratamiento sintomático de la fiebre en niños a partir de 3 meses. Para menores de 2 años consultar siempre al médico. No administrar el caso de úlcera gastroduodenal. Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta a tu farmacéutico.

Nurofen Pediátrico es un medicamento de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.