Cómo cuidar a un niño con esguince de tobillo

Los esguinces de tobillo aparecen cuando los ligamentos que envuelven las articulaciones responsables del movimiento sufren algún daño. Los niños llevan un ritmo de vida muy activo, por lo que no es de extrañar que en algún momento de su infancia se les tuerza el pie en un mal gesto y se hagan un esguince. En el momento en el que sospechemos que nuestro hijo tiene un esguince, es necesario llevarlo al pediatra. Solo un médico puede diagnosticar y tratar al niño ante una lesión. Una vez confirmado el diagnóstico y asignado el tratamiento, podremos darle los cuidados que necesita en casa para garantizar su recuperación. Ante esta situación, puede serte muy útil seguir esta serie de consejos sobre cómo cuidar a un niño con esguince de tobillo.

¿Qué es y por qué se producen los esguinces?

El día a día de los niños está lleno de actividades como correr, saltar y jugar, lo que es muy positivo, pues es sinónimo de energía y salud. Sin embargo, a veces entraña algunos riesgos. Es el caso de los esguinces de tobillo, una de las lesiones más habituales en niños, que pueden generarse debido a los siguientes motivos:

  • Saltar
  • Correr
  • Una caída
  • Caminar con las zapatillas mal atadas
  • Andar por terrenos irregulares
  • Jugar
  • Hacer deporte
  • Tener hiperlaxitud articular, es decir, una mayor flexibilidad en las articulaciones, músculos, tendones y cartílagos
  • Haber tenido previamente otro esguince de tobillo favorece la aparición de otra lesión

El tobillo suele torcerse hacia adentro o hacia fuera, todo depende de cómo se haya producido la lesión. Sea como sea, en el momento en el que creamos que el niño ha podido hacerse daño, es importante acudir al médico. Los siguientes síntomas también puede ayudarnos a reconocer un esguince de tobillo:

  • Dolor en el tobillo de leve a intenso
  • Dificultad para apoyar el pie
  • Dificultad para caminar
  • Tobillo hinchado
  • Hematoma
  • Bulto en la zona del tobillo con forma de huevo
  • Poca movilidad en el tobillo

Esguince de tobillo en niños: consejos para aliviar las molestias 

Es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones generales para cuidar a un niño con esguince de tobillo y ayudarle a recuperarse:

  • Reposo: el tobillo ha de reposar, por eso es muy importante el descanso parcial o total del pequeño, aunque todo dependerá de la gravedad de la lesión.
  • Aplicar frío local: para reducir la inflamación, los hematomas y el dolor, es conveniente aplicar frío local en la zona. Lo recomendable es hacerlo durante media hora, cada 4 horas, y durante los 3 o 4 primeros días. Puede hacerse con compresas frías o bien envolviendo algo congelado en un paño.
  • Poner un vendaje compresivo: si puede ser, es mejor hacerlo en el momento en el que se produce la lesión. Eso sí, no lo hagas muy apretado, sino le cortarías ligeramente la circulación sanguínea. De esa forma, se evitará que aparezca la hinchazón y que esta prospere. Es posible que deba mantenerse la compresión durante los 2 primeros días, aunque hay casos que lo necesitarán llevar durante 7 días.
  • Elevar la pierna: es bueno elevar la articulación afectada en las horas siguientes a la lesión, incluso durante varias horas en los días posteriores. De esa forma, la hinchazón y el dolor disminuirán.

Además, hay medicamentos especialmente indicados para los más pequeños, como Nurofen Junior 100mg cápsulas blandas masticables, indicado para el tratamiento del dolor leve a moderado en niños a partir de 20 kilos (7 años) y hasta 40 kilos (12 años). Para niños de edad inferior, puedes optar por Nurofen Pediátrico 40mg/ml suspensión oral, indicado para pequeños desde los 3 meses. Para niños menores de 2 años, consultar siempre al pediatra. No los administres en caso de úlcera gastroduodenal.

Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta al farmacéutico. Nurofen Pediátrico y Nurofen Junior son productos de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

 

¿Cuándo consultar nuevamente al médico?

Ante el esguince de tobillo es fundamental llevar a cabo una recuperación completa, pues de otra forma es posible volver a recaer y sufrir dolores de tobillo con el tiempo. Si el niño presenta alguno de estos síntomas, es aconsejable volver al médico:

  • Dificultad para caminar persistente
  • Dolor pasadas las primeras 48 horas después
  • Aparente deformidad en la articulación
  • Hematoma grave

De padecer alguno de estos síntomas, es probable que el médico aconseje someter al pequeño a una fisioterapia. Sin embargo, ten presente que cuidar a un niño con esguince de tobillo requiere tiempo y es necesario tener paciencia. La actividad física también fomenta su curación, aunque hay que tener mucho cuidado a la hora de volver a practicar ciertos deportes, pues un regreso anticipado puede acarrear problemas crónicos.

¿Cuándo volver a hacer deporte después de un esguince de tobillo?

El niño va a poder volver a hacer deporte en el momento en el que recupere su total libertad de movimiento, es decir, cuando recobre toda su fuerza en el tobillo. Aunque el tiempo de recuperación dependerá del tipo de esguince de tobillo que se haya hecho.

Como ya hemos mencionado, hay que tener mucho cuidado durante el tiempo de recuperación. Cuando la recuperación no está del todo completa, el riesgo de padecer una nueva lesión en el tobillo aumenta. De ese modo, hay que asegurarse de que efectivamente está preparado para desarrollar cualquier deporte. Para hacerlo, nada mejor que consultar a un especialista en lesiones deportivas.