Dolor asociado a torceduras, moratones, esguinces y otras lesiones leves

Moratones, torceduras y esguinces

Los golpes, moratones, cortes, roces... son algo común en los niños y la mayoría se pueden curar con tiritas y muchos abrazos. Sin embargo, las torceduras y los esguinces, pueden que necesiten más cuidados.

 

¿Qué es una distensión o un esguince?

Una distensión es cuando un músculo o ligamento ha sido sobrecargado o sobreutilizado. Si el músculo, tendón o ligamento se estira más de lo normal, se le llama esguince. Es fácil ver cómo tu hijo puede tener un esguince muscular mientras está corriendo y jugando en el jardín, trepando por los muebles o practicando deportes.

 

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo si tiene una distensión o un esguince?

Si tu hijo se ha torcido levemente o forzado un músculo, puedes seguir estos consejos que te ayudarán a aliviar su dolor:

  • Proteger:la zona lesionada de posibles lesiones con un soporte
  • Descansar:asegúrate de que tu hijo descansa
  • Enfriar:coloca un poco de hielo en la zona para enfriarlo
  • Elevar:levanta la zona lesionada o dolorida con algunas almohadas para reducir la inflamación.

La buena noticia es que existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor leve o moderado. Consulta nuestra “Gama de productos” para más información.