Dolor de cabeza en niños: causas, tipos y soluciones

El dolor de cabeza en niños es una condición frecuente que, al igual que en los adultos, puede manifestarse por diversas causas. Normalmente, se trata de un malestar puntual, sin embargo, si se presenta con frecuencia es importante hacer un seguimiento cercano y acudir a un pediatra para descartar condiciones subyacentes como, entre otros, problemas de la vista, infecciones nasales, migraña.

En este artículo te explicamos con detalle las causas más comunes del dolor de cabeza en niños, cómo ayudar a tu pequeño cuando sufre estas molestias y en qué casos resulta importante acudir al pediatra de inmediato.

Causas del dolor de cabeza en niños

Las causas del dolor de cabeza en niños pueden ser muy variadas, aunque la mayoría de los episodios van ligados a cuadros de fiebre o a enfermedades concretas que pueden producir este síntoma, como el dolor de oído, de muelas, las infecciones nasales como la sinusitis, las alergias o los problemas de la vista. En estos casos, una vez se trata la condición que ocasiona el dolor de cabeza, el mismo desaparece.

Cuando el dolor no está ligado a una patología o episodio de fiebre particular, las causas más frecuentes suelen ser:

  • Tensión, estrés o factores emocionales.
  • Falta de hidratación.
  • Saltarse comidas o no alimentarse adecuadamente.
  • Uso excesivo de aparatos electrónicos.
  • Cansancio o cambio en los patrones del sueño.
  • Golpes leves en la cabeza.
  • Exposición excesiva al sol.
  • Consumo frecuente de alimentos con conservantes, como los embutidos, con cafeína como los refrescos y chocolates o con aditivos químicos como el glutamato monosódico, presente en quesos como el parmesano o cheddar, los enlatados o las sopas de sobre.
  • Cambios hormonales, como los que se producen en la prepubertad y la pubertad.
  • Migraña.

Determinar la frecuencia con la que se presentan las molestias y la intensidad de las mismas, resulta importante para identificar si se trata de un dolor de cabeza puntual o si existe alguna causa subyacente que lo esté produciendo. Adicionalmente, es recomendable anotar todas las veces que tu hijo tiene dolor de cabeza, esto te puede ayudar a identificar los desencadenantes del mismo.

Tipos de dolores de cabeza comunes en niños

Además de aquellas molestias en la cabeza que se originan por causa de una enfermedad o fiebre puntual, existen dos tipos de dolores de cabeza frecuentes en la infancia:

Cefalea tensional

El tipo de dolor de cabeza más común tanto en niños como adultos. Se puede desencadenar por factores que nos generan estrés, factores emocionales, cansancio, uso excesivo de aparatos electrónicos, entre otros.

Sus síntomas son:

  • Dolor leve a moderado constante en los dos lados de la cabeza.
  • Sensación de presión en la cabeza.
  • La molestia no se incrementa con el ejercicio, pero sí en ambientes muy ruidosos.
  • Suele presentarse en las tardes, con un dolor constante que puede durar varias horas.
  • Dependiendo del detonante, la cefalea tensional puede presentarse ocasionalmente, varios días a la semana o incluso a diario.

Migraña

Se pueden presentar por factores hereditarios, cambios hormonales, alimentos desencadenantes o situaciones estresantes, especialmente en niños propensos a esta condición.

Los principales síntomas de la migraña en niños son:

  • Dolor intenso palpitante en uno o ambos lados de la cabeza que puede interferir con las actividades diarias del niño.
  • Sensibilidad a la luz y al ruido.
  • El dolor incrementa con el ejercicio.
  • Se experimentan otros síntomas como falta de apetito, náuseas, vómitos y dolor de estómago.

¿Cuándo visitar al médico?

Siempre que el niño presente dolor de cabeza frecuente o muy intenso, se recomienda marcar una cita con el pediatra para hacer seguimiento de esta condición y determinar el origen de las molestias.

Deberás acudir urgentemente al médico si:

  • El niño tiene un dolor de cabeza tras un golpe en la zona.
  • El dolor de cabeza aparece de forma violenta y es muy intenso.
  • Viene acompañado de síntomas como fiebre alta y rigidez en el cuello.
  • Hay otras posibles señales de infección.
  • Manifiesta problemas de visión y presenta vómitos que no cesan.
  • El pequeño se siente desorientado, pierde el conocimiento o tiene dificultades para hablar o moverse.
  • Manifiesta cambios en su comportamiento o personalidad.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo cuando tiene dolor de cabeza?

Estos son algunos pasos que puedes seguir para ayudar a tu hijo a sobrellevar y superar el dolor de cabeza:

  • Acuéstalo en una habitación tranquila, oscura y bien ventilada.
  • Coloca un paño húmedo sobre sus ojos o su frente para ayudarle a calmar el dolor de cabeza.
  • Invítale a que se dé un baño templado, que le ayudará a relajarse y reducir las molestias.
  • Anímale a que se eche una siesta ya que mientras duerme puede ayudar a que la recuperación sea más rápida.
  • Si la causa es falta de hidratación o saltarse una comida, ofrécele alimentos y bebidas sin cafeína.

Por lo general el dolor de cabeza no es señal de un problema grave, pero si estás preocupado por el dolor de cabeza de tu hijo, acude a tu médico de inmediato.
Además, ten en cuenta que existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor leve o moderado y la fiebre. Consulta nuestra Gama de productos para más información.

Consejos para prevenir el dolor de cabeza en niños

Si tu pequeño sufre de esta molestia, es recomendable tomar algunas medidas para reducir la frecuencia de los episodios:

  • Asegúrate que el pequeño se hidrata y descansa adecuadamente. Recuerda que es recomendable que ingiera agua de forma frecuente y que duerma un mínimo de 8 horas.
  • Sigue de cerca su dieta para que realice todas las comidas del día de forma oportuna y adecuada.
  • Limita en la dieta los alimentos con cafeína, los embutidos y los ingredientes altos en conservantes.
  • Ayuda a controlar su estrés ajustando su rutina y determinando qué le genera tensión para intentar neutralizar estos factores.
  • La práctica de ejercicio frecuente es una gran manera de reducir la tensión y beneficiar el estado emocional del pequeño, por lo que es conveniente que realice actividad física de manera periódica.
  • Sigue las indicaciones del pediatra para controlar los dolores de cabeza del niño.