Golpes en la frente en niños: qué hacer

Si estás leyendo esto es probable que sea porque el pequeño de la casa estaba jugando y se ha dado algún golpe en la cabeza o la frente. Es común preguntarse qué hacer en caso de golpes en la frente en niños porque lo cierto es que estos son habituales. Por ello, es importante aprender a distinguir cuándo es una contusión leve que puede atenderse en casa y cuándo se trata de una emergencia médica. Aunque en general estos golpes suelen ser inofensivos, a continuación, te explicaremos cuándo tratar un golpe en la frente en casa y cómo hacerlo, y en qué casos hay que llevar al niño al médico.

Cuándo llevar a un niño al médico por un golpe en la frente

Como hemos indicado ya, los golpes en la frente en niños son lesiones bastante habituales y que se caracterizan por la aparición de algunos síntomas como, por ejemplo, dolor en la zona y chichones o bultos debido a la inflamación que produce una contusión. También es normal que el niño llore debido al susto o al dolor, por lo que debemos mantener la calma e intentar tranquilizar al pequeño.

Sin embargo, otros síntomas pueden significar que el golpe que ha sufrido es una lesión más seria que requiere atención médica inmediata. A continuación, te enumeramos en qué casos debes llevar a un niño al médico por un golpe en la cabeza:

  • Si el pequeño tiene menos de 2 años y el golpe ha sido fuerte o presenta algún síntoma de malestar pasado un tiempo tras la contusión.
  • Si se ha caído desde un lugar alto, es decir, en el caso de los pequeños, desde más de un metro de altura.
  • Si ha perdido el conocimiento, presenta dolores fuertes de cabeza y/o dificultad para mover el cuello.
  • Si el golpe le ha provocado un hundimiento en la frente.
  • Si el golpe le ha producido una herida con sangrado abundante y/o si presenta sangrado en zonas no afectadas directamente por el golpe, como oídos o nariz.
  • Si tiene problemas para hablar con normalidad o muestra signos de desorientación.
  • Presencia de otros síntomas como mareos, vómitos, visión borrosa, debilidad en los brazos o piernas, somnolencia excesiva o dificultad para despertarle y aumento del chichón o la aparición de un hematoma en este, sobre todo si es grande y produce edema.

Aún así, aunque el golpe no genere ningún síntoma preocupante, es igualmente oportuno monitorear el estado del pequeño durante uno o dos días por si aparece alguna señal.

Qué hacer cuando un niño se golpea la frente

Si hemos comprobado que no han aparecido algunos de los síntomas que hemos enumerado anteriormente, a continuación, te damos unas recomendaciones sobre qué hacer cuando un niño se golpea la frente:

  • Quédate a su lado, ya sea en su habitación o en algún otro lugar tranquilo, para calmarlo si lo necesita y, así, podrás observar la lesión.
  • Si lo quieres, deja que se quede en la cama o el sofá, preferiblemente sentado pues es recomendable que mantenga la cabeza elevada.
  • También es recomendable que apliques compresas frías o hielo envuelto en un paño para desinflamar un golpe en la frente u otra parte de la cabeza. También puedes aplicar una infusión tibia de árnica para bajar la hinchazón.
  • Controla que vaya bebiendo líquidos fríos, como agua o zumos, pero en sorbos pequeños para mantenerlo hidratado.
  • Además, con esta acción puedes comprobar si se encuentra mejor o no, si coordina bien los movimientos, etcétera, en definitiva, ver cómo reacciona pasado ya un rato tras el golpe. Con el mismo objetivo puedes hacerle preguntas sencillas para que las vaya respondiendo a lo largo de las siguientes horas de la contusión.

En caso de que en cualquier momento veas que aparece alguno de los síntomas explicados anteriormente, no dudes en contactar con el pediatra.

¿Puedo darle ibuprofeno para tratar el dolor del golpe?

Después de este tipo de golpes, el niño puede quejarse de molestias, de dolor en la zona o de dolor de cabeza, lo que es completamente normal. Si el pequeño tiene dolor leve o moderado, se le puede administrar un medicamento a base de ibuprofeno indicado para niños, como Nurofen Pediátrico 20 mg/ml suspensión oral sabor a fresa o naranja o Nurofen Pediátrico 40 mg /ml suspensión oral sabor a fresa,  indicados para el tratamiento del dolor ocasional de leve a moderado en niños a partir de 3 meses. Consultar al pediatra para menores de 2 años.

Para niños mayores de 7 años existe Nurofen Junior 100 mg cápsulas blandas masticables indicado para el tratamiento ocasional del dolor leve a moderado a partir de los 7 años (20 kg) y hasta los 12 años (40 kg). No administrar en caso de úlcera gastroduodenal.

Lee las instrucciones de estos medicamentos y consulta a tu farmacéutico. Nurofen Pediátrico y Nurofen Junior son medicamentos de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.