Cómo medir la temperatura en niños y cuándo hacerlo

Cuando la temperatura corporal de un niño aumenta más de lo normal se considera fiebre o décimas, según cuánto suba. Hay que tener en cuenta que el incremento de temperatura es uno de los síntomas más frecuentes y que puede ayudar a darse cuenta de que el pequeño está enfermando o bien, que pasando algún proceso de gran esfuerzo, como el propio crecimiento y fortalecimiento del sistema inmunológico.  

Aunque habitualmente la fiebre suele cesar en pocas horas, es importante saber cómo tomar la temperatura en niños para poder controlarla y acudir al médico cuando sea necesario. Por tanto, medir la temperatura adecuadamente es fundamental para determinar si el pequeño tiene o no fiebre, así como también lo es saber cómo bajar la fiebre en niños. ¿Quieres saber más?, en este artículo te explicamos cómo medir la temperatura en niños y cuándo hacerlo.

Tipos de termómetros para medir la temperatura

El termómetro es el aparato que se utiliza para tomar la temperatura. Debe estar bien calibrado y se recomienda que tenga una sensibilidad de 0,1 grados centígrados para poder obtener los resultados más exactos posibles. Existen diferentes tipos de termómetros: de mercurio, digitales, auditivos, tiras de papel, etcétera. No obstante, el termómetro de mercurio está en desuso debido a que este material resulta contaminante y, además, al ser de cristal se puede romper.

Actualmente, los termómetros que más se utilizan son:

  • Los termómetros digitales son los que más se utilizan hoy en día debido a su gran exactitud a la hora de dar el resultado, siendo los más fiables.
  • Los termómetros auditivos miden la temperatura a través del canal auditivo con infrarrojos. Los niños lo suelen preferir a otros métodos por su rapidez.
  • Las tiras termosensibles actúan de la misma forma. Se aplican sobre la piel, siendo la mejor opción la frente, donde se pegará suavemente y medirá la temperatura corporal del pequeño.
  • El termómetro de chupete es un instrumento ideal para los lactantes, ya que toma la temperatura sin causarle ningún tipo de incomodidad. Este termómetro toma la temperatura de la misma manera que los digitales aptos para el uso oral.

Si tienes dudas acude a un farmaceuta, que es el profesional que te las podrá aclarar.

Cómo medir la temperatura en niños

Existen tres zonas del cuerpo donde se puede realizar la toma de temperatura en niños. Así es cómo hay que hacerlo en cada caso:

  • Vía oral: se trata de introducir el termómetro en la boca del pequeño y esperar a que aparezca el resultado. Es recomendable que el niño esté tumbado boca arriba y relajado. Este método es recomendado a partir de los 4 años, ya que el niño tendrá que cerrar la boca y mantener el termómetro bajo la lengua de forma segura. Es considerada fiebre cuando la temperatura es superior a los 38ºC en niños y superior a 37,5ºC en lactantes.
  • Vía rectal: esta es recomendada para recién nacidos y hasta niños menores de 5 años y se obtiene el resultado muy exacto y fiable. Habrá que poner al niño bocarriba, elevarle las piernas e introducir la punta del termómetro en el recto. Puedes untarlo con un poco de vaselina para que la inserción no sea molesta. Más de 38,5ºC se considera fiebre en niños y más de 38ºC en los lactantes.
  • Vía axilar: este método es el menos molesto. Bastará con introducir el termómetro bajo la axila, siempre colocando al niño tumbado bocarriba. El único inconveniente es que a través de esta vía los resultados son menos precisos. Se considera fiebre cuando la temperatura supera los 38ºC en niños y el los 37,5ºC en lactantes.

¿Cuándo medir la temperatura de mi hijo?

Se recomienda tomar la temperatura del pequeño una vez se levante y, en caso de que tenga fiebre, controlarla cada hora o bien, si supera los 39ºC mirársela cada media hora. Además, si tiene la temperatura muy alta y es menor de 2 años debes acudir al pediatra para darle el tratamiento más apropiado.

Una vez administrado el medicamento indicado para bajar la fiebre habrá que ir controlándola frecuentemente. Normalmente, la temperatura suele aumentar más hacia la tarde y sobre todo durante la noche, por lo que hay que tenerlo en cuenta y si no le baja acudir a un pediatra rápidamente.

Si el pequeño tiene fiebre, podemos administrar un medicamento a base de ibuprofeno infantil para bajar su temperatura, como la gama de productos de Nurofen Pediátrico, indicada para el tratamiento sintomático de la fiebre en niños a partir de 3 meses, para menores de 2 años consultar siempre al médico antes de su administración. No utilizar en caso de úlcera gastroduodenal.

Nurofen Pediátrico 20mg/ml suspensión oral sabor a naranja y suspensión oral sabor a fresa y Nurofen Pediátrico 40 mg/ml suspensión oral sabor a fresa, son medicamentos de Reckitt Benckiser Healthcare, S.A.

¿Cuándo llamar al pediatra por una fiebre?

 Siempre que el niño tenga menos de 2 años tienes que llamar al pediatra y, además, si la temperatura supera los 38ºC o durante muchas horas no consigues que baje, no dudes en acudir a la consulta lo más rápido posible.

Si el pequeño tiene fiebre y además presenta alguno de estos síntomas, también será necesario ir al pediatra:

  • Está muy adormilado o más irritado de lo normal.
  • Ha estado en algún lugar expuesto a mucho calor.
  • Tiene dolor de cabeza, de garganta, de oído,
  • Presenta náuseas, vómitos y/o diarrea.
  • Tiene el sistema inmune debilitado debido a alguna enfermedad respiratoria, anemia, cáncer, etcétera.
  • Si tiene convulsiones.